Los eventos especiales están dirigidos a satisfacer necesidades específicas de diferentes grupos de interés: niños, adolescentes, parejas y abuelas sabias.

NIÑOS: ESCUELA DE MAGIA

Talleres trimestrales para activar su poder interior despertando la intuición y la percepción; desarrollando el manejo de la atención y de la voluntad logradora para crear en ellos la consciencia de que son seres mágicos y cocreadores de su realidad. La intención: abrir las puertas a su sabiduría interna para que sea ésta quien guíe su caminar.  La periodicidad es bimestral.

ADOLESCENTES: LiberARTE

Esta es una propuesta única e inolvidable diseñada para adolescentes que propicia experiencias que transforman su manera de percibir su mundo interno y externo. Es también una oportunidad de desintoxicarse de los aparatos tecnológicos para interactuar con las fuerzas de la naturaleza para así reconectar con el sentido auténtico y esencial de la vida.

AUTOESTIMA PARA PREPARATORIANOS

A través de éste taller, los adolescentes aprenden a conocerse, valorarse, expresar lo que necesitan, manejar sus emociones, comprender sus sentimientos y los de quienes los rodean. Aprenden también a comunicarse asertivamente, a conocer su temperamento, carácter y personalidad.  La periodicidad con que se imparte es trimestral.

PAREJAS: CIERRE DE CICLOS Y RECONTRATACION

Cuando en una pareja las cosas no funcionan como antes, hay distanciamiento y constantes discusiones, es momento de cerrar ciclos para evitar un mayor deterioro de la relación. El ejercicio se hace bajo una perspectiva sistémica que permite a cada uno aceptar la repetición de patrones y evaluar el nivel de codependencia y/o disfuncionalidad en la que se encuentran inmersos. El cierre afectivo puede ser de transición, para seguir juntos; o definitivo. En ambos casos es fundamental capitalizar la experiencia y, en su caso, recontratar. Los acuerdos que se establecen son para respetarse y sirven como sustento de nuevas formas comunicacionales que se evalúan trimestralmente.

CONSEJO DE ABUELAS: SABIDURIA A SER COMPARTIDA

Cuando se cruza el umbral de los 60 años, nos convertimos en cuidadoras de las buenas relaciones con todo lo que vive; en custodias del equilibrio social; en gestoras de paz y armonía. Ello nos brinda la oportunidad de asumir nuestra sabiduría como medicina social, compartir aprendizajes de vida y saberes. El fin último es interconectar energías para llevar adelante ideas y proyectos productivos que beneficien a nuestras familias y comunidades.