TEMAZCALLI LUNAR

El temazcalli es un baño de vapor ancestral cuyo uso se generalizó entre las culturas mesoamericanas. Representa el vientre de la Madre Tierra; un recinto sagrado y protegido donde se realiza un poderoso ritual para sanar los cuerpos físico, mental y emocional para que el espíritu de la persona pueda renacer. Se introducen 7, 9 o 13 piedras por cada una de las 4 puertas dependiendo del fin que se persigue al correrlo: social, de sanación o para templar el espíritu guerrero.
Lo único que puede impedir que alguien se sane en un temazcal es la mente occidentalizada que ignora lo que implica el ser sanados por los Espíritus del Agua, el Aire, la Tierra y el Fuego.
En Tlaltonatzintli su diseño es lunar o femenino, pues se desciende al vientre de la Madre a renacer. El cupo es para 60 personas.


POZA DE BARRO

Custodiada por la forma de la Tortuga, la poza de barro ofrece una experiencia de integración con el Espíritu de la Madre Tierra. El barro, extraído de 7 mts. de profundidad, saca el exceso de fuego sanando lo adolorido e inflamado en el cuerpo. Uno sale renovado al recibir la energía de vida y la fuerza amorosa de la Madre por la piel que es el órgano más grande que tenemos. La entrada al apantli o canal de agua viva es obligada para que las ondinas nos retiren los desechos plasmados en la segunda piel que se forma con el barro.


APANTLI

Una de las bendiciones más grandes en Tlaltonatzintli es que, circundando nuestras instalaciones, corre un canal de agua viva o apantli en el que uno puede dejarse llevar por el flujo de la vida, soltando la necesidad de controlar. El choque térmico al pasar de las elevadas temperaturas del temazcal al agua fría del apantli hace que el exceso o falta de calor en el cuerpo se nivelen y se limpie la sangre. El paso de la poza de barro al canal pone a prueba, sin duda, nuestras resistencias al cambio.


LABERINTO DEL SAPO

El laberinto es un arquetipo sagrado que simboliza el nacimiento y renacimiento. Los ancestros dejaron marcado Tapalehui como un lugar sagrado con una piedra labrada en forma de Sapo. El Laberinto honra su forma y su recorrido es de carácter iniciático: la sagrada espiral que nos lleva a sincronizarnos con la unicidad.
De ida se recapitula y asiente a la vida tal y como ha sido. La estancia en el centro sirve para reconectarnos con el aquí y el ahora; con la realidad tal y como es y con la Fuente; el origen del cual provenimos. Al transitar en contrario el mismo camino, se repelen las energías negativas que aún se oponen en nosotros a ese estado
El regreso se realiza a ojo vendado y sirve para concientizarnos de como caminamos en la vida; de la energía con la que contribuimos al orden o caos del universo.


CONFESIONES FRENTE AL ABUELO FUEGO

El Círculo Ceremonial es un lugar de poder. Tiene al centro una media luna que custodia el encendido del Fuego Sagrado. En su alrededor se realizan cantos, danzas y la Ceremonia de Pipa Sagrada. Los sábados por la noche, uno se confiesa frente al Abuelo Fuego sobre nuestra postura existencial; es decir sobre la manera en que estamos llevando nuestra vida. Se le pide su poder de transmutación para purificar todo aquello que nos impide caminar con firmeza e impecabilidad.


ENVOLTURA DE HIERBAS MEDICINALES

La envoltura de hierbas medicinales se realiza en varios tiempos: lo primero es cubrir con barro la parte delantera del cuerpo y luego tapizarlo con hojas de higuerilla. El paciente queda envuelto por una sabana a manera de tamalli exponiéndose al sol hasta sudar. Se le voltea para hacer el mismo procedimiento por la parte trasera. La higuerilla se va secando conforme va absorbiendo la enfermedad. La sanación se concluye quitándose el barro en el Apantli.


DEGUSTACIÓN CONSCIENTE DE COMIDA QUE CURA

En Tlaltonatzintli trabajamos por la cocina consciente basada en el empleo de alimentos vivos y productos no procesados como materias primas, la intención con la que se cargan los alimentos mientras se cocina y la degustación consciente al momento en que se los ingiere: con ojos vendados, en silencio y con las manos.
La Chef Anita es especialista en ofrecernos novedosas combinaciones que deleitan los sentidos, regocijan el corazón y curan el alma de sus comensales.