TLALTONATZINTLI… Naturaleza que Cura

Tlaltonatzintli es una Casa de Medicina Ancestral abocada al restablecimiento de la salud física, mental y emocional; la expansión de la consciencia y el desarrollo espiritual. Constituye un puente entre los herederos del conocimiento y sabiduría ancestrales y la sociedad colonizada, para restituir nuestra identidad cultural y reconectar con nuestras raíces. En ella se regresa a lo esencial; a lo natural y a la integración con los elementos que conforman la naturaleza -Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter- como medio que nos remite al reencuentro de la unidad con todo lo creado.


Visitarnos representa la oportunidad de salir de la rutina para integrarse con uno mismo, con la naturaleza y con el Gran Espíritu; traspasar límites como forma de ampliar nuestro poder personal; liberarse del estrés y obtener claridad y fuerza para instrumentar los cambios que cada uno requiere en su vida.

Nuestras instalaciones son simples y hermosas. Intencionalmente, buscamos no reproducir la zona de confort a la que están acostumbrados nuestros visitantes en la vida cotidiana: se pernocta en palapas de palma con pisos de tierra; se hace uso de baños secos, se cocina con leña y se degusta conscientemente con ojos vendados, en silencio y con las manos. Ello ha demostrado ser un pivote para la apertura al cambio que se requiere para la auto transformación.

Quienes trabajamos por el florecimiento de éste espacio estamos empeñados en propiciar la vivencia de experiencias que generan una sensación de libertad y bienestar y que impactan significativamente la vida de las personas que nos frecuentan.

Más allá de las redes sociales, la principal forma de promoción es de boca a oído; por recomendación… porque sanaron física, mental y emocionalmente, porque pudieron liberarse de ataduras, porque lograron tener una mirada distinta de sí mismos, de los demás, de la realidad.

Es muy satisfactorio ver que, la gran mayoría, regresa periódicamente a “alinearse con la vida” haciéndose acompañar con familiares y amigos con quienes quieren compartir la Experiencia Tlaltonatzintli.

Nuestra Casa de Medicina Ancestral es hoy reconocida como un lugar confiable para conocer gente amorosa y entretejer lazos de amistad y cariño que han probado ser importantes pilares en los procesos de desarrollo evolutivo. Así hemos ido entretejiendo una solidaria y amorosa familia álmico espiritual.

A partir de la pandemia éste espacio ha fungido como “una realidad paralela” que ha servido como refugio a quienes celebran que el apapacho y la interacción entre personas y con todo lo que vive, sea nuestra forma establecida de convivencia.

TRUEQUE Y TEQUIO

Algo que realmente nos diferencia es que estamos abiertos a que las personas puedan pagar hasta un 30% con trueque o tequio, honrando la manera antigua de ejercer la ayuda mutua.

Uno hace Tequio ofreciendo su mano de obra en la cocina, para el cuidado de hortalizas y flores y en la construcción, el mantenimiento, la limpieza y el embellecimiento de nuestras instalaciones. El Trueque se realiza de diversas maneras: 1° a través de servicios que nos son de utilidad (carpintería, electricidad, plomería, publicidad, fotografía, trabajos de imprenta y el mantenimiento de nuestros equipos); 2° por medio de herramientas de trabajo que requerimos (podadoras, escaleras, palas) y 3° a través del intercambio de productos diversos que podamos vender en la Tiendita de Ana (remedios, artesanías, instrumentos musicales, joyería).  Así, cuando las personas compran, nos ayudan a ayudar.

ABUELA HUITZIEHECATL: RETRATO HABLADO

Eva Cecilia Solís Arroyo, mejor conocida como la Abuela Huitziehecatl, es una Mujer Medicina, oriunda de Mexihco Tenochtitlan. Sus ancestros tanto de su linaje patrilineal como matrilineal son de Guanajuato; por sus venas corre sangre Purépecha y Chichimeca.

Licenciada en Administradora Pública y Ciencias Políticas de la UIA y Maestra en Economía de la New School for Social Research en Nueva York.

Después de haberse desempeñado de manera exitosa dentro de los sectores público, privado y financiero del mundo laboral, satisface su búsqueda espiritual a través del camino de la espiritualidad indígena y, dentro de éste, elige la Toltecayotl y el Xamanismo como los senderos a seguir.

Desde el año 2000, vive en Tlapalehui, en la Comunidad Indígena de Xoxocotla en el Estado de Morelos. Ahí funda Tlaltonatzintli, Casa de Medicina Ancestral, abocada al restablecimiento de la salud física, mental y emocional; la expansión de la conciencia y el desarrollo espiritual, con base en formas de vida derivadas de nuestra Sabiduría Ancestral. Ahí presta sus servicios como Curandera, Corredora de Temazcal, Consteladora Xamánica y Consejera Espiritual. Su medicina: la Alineación con la Vida.

Encabeza las Cuadrillas de Barrenderas del Astral con presencia en 14 Estados de la República. Pertenece al Círculo de Sabiduría de la Unión de Tradiciones Ancestrales y asiste, bianualmente, a los Festivales de Xamanismo que éste realiza en Francia encabezando la Delegación Mexicana. Ello le ha brindado la experiencia de poder interactuar con pacientes y xamanes de los cinco continentes de nuestro planeta. Cuando abandonó el mundo laboral nunca imaginó que, 15 años después, pudiera tener de nuevo la enorme responsabilidad de representar a México en eventos de talla internacional y, mucho menos, de xamanismo.

Y… ¿Qué se puede decir de ella?

Que es una mujer viento; es cambio; es movimiento. Nació dentro de una familia “acomodada” que le permitió realizar estudios que le llevaron a desempeñar cargos en los sectores público, financiero y empresarial. Su vida dio un giro de 360° al “dejarlo todo” para irse a vivir a Xoxocotla.

El contacto con lo sagrado, la naturaleza y la sustentabilidad han sido el pivote de su transformación. Vivir en la conexión cotidiana con la energía de la Madre Tierra le han alejado de la ciudad; de sus prisas, el tráfico, la violencia… el estrés.

Haber dejado la seguridad de un ingreso no le fue sencillo, pero aprendió a vivir de otra manera; a no gastar en tantas cosas que realmente no son necesarias. A cambio de la sencillez en la forma de vida, tiene paz y tranquilidad; vive en armonía y eso, es un verdadero privilegio.

¿Cómo fue que dio ese giro de 360 grados?

Escuchando a su corazón y confiando plenamente en que, si soltaba todo, emprendería una nueva vida que le daría el verdadero sentido a su existencia.

 Y…así fue. Desde que llegó a Tapalehui, hace 25 años, empezaron a llegar “de visita” Abuelos de diferentes tradiciones. Ella siempre les preguntaba ¿Cómo sabes que existe éste lugar y por qué vienes? Uno a uno, le respondían siempre lo mismo: “Porque me trajo el Gran Espíritu”.

Justo estaba preguntándose ¿quién es el Gran Espíritu? Cuando, causalmente, llegó a sus manos el compendio titulado “Espíritu de la Madre Tierra”, Memoria del Cuarto Foro Internacional sobre la Espiritualidad de los Pueblos Indígenas de América, recopilada por la Abuela Marina Villalobos. Al abrirlo pudo sentir las palabras de los ancianos indígenas y guardianes tradicionales hablando de la espiritualidad ancestral. Ahí tuvo el llamado que la llevó hasta la montaña donde el Taita Aurelio Díaz Tekpankalli y su hoy Madrina Margarita le abrieron las puertas al Camino Rojo; al Camino del Tradición y Costumbre.

¿A qué se dedicaba antes de venir a Xoxocotla?

Su primer trabajo fue haciendo Análisis Político y luego, estuvo a nivel staff de varios Secretarios de Estado, apoyando su toma de decisiones. Su experiencia más acabada fue en Banco Mexicano Somex donde tuvo a su cargo, las áreas de Estudios Económicos, Planeación Estratégica y Desarrollo Organizacional. Ello le permitió adquirir la experiencia para fundar su propio despacho de Consultoría Empresarial, Pensamiento Estratégico.

A lo largo de su existencia, siempre ha amado y se ha sentido satisfecha con lo que ha hecho más el servir como medio para que las personas sanen sus cuerpos, engrandezcan su espíritu y se reconcilien con el alma de sus familias, no se equipara con nada; ni cuando representaba al Gobierno de México en foros internacionales.

¿Y cómo aprendió a sanar, si andaba “en otro mundo”?

De primera mano de abuel@s, chaman@s y nagüal@s portadores de ese Gran Conocimiento. A veces, ellos llegaban hasta Tapalehui; otras muchas, ella los ha visitado en sus lugares; desde los más recónditos e inimaginables hasta en las calles y parques donde se encuentran. Cada uno le ha permitido caminar a su lado el tiempo que le correspondía. Actualmente está escribiendo sobre las experiencias y enseñanzas que tuvo a bien recibir, de cada uno de ellos.

¿Pertenece a la tradición Tolteca?

La Toltecayotl o Toltequidad no es una etnia ni tampoco una tradición. Es la matriz filosófico cultural del milenario conocimiento que dio vida y sustento a todas las grandes civilizaciones del Anahuak.

Esta tiene como objetivos lograr la trascendencia espiritual de la existencia y el desarrollo de una sociedad abocada al buen vivir y a la convivencia armoniosa entre sus miembros y con todo lo que vive.

Los Toltecas son entonces los hombres y mujeres de conocimiento, de sabiduría del Mexihco Antigüo con formas específicas de percibir, cuidar, manejar y acrecentar la energía. La Abuela Huitziehecatl hace el mejor de sus esfuerzos por SER TOLTECA, es decir, por vivir en congruencia con los principios y valores de la Toltequidad.

¿Ha sido espiritualmente iniciada?

Si. En el Camino del Tradición y Costumbre, poco a poco, se fue haciendo acreedora de cargos, encargos, permisos, protecciones y bendiciones.

Las iniciaciones las ha recibido a través de ciertas prácticas que implican el desarrollo de la percepción, la voluntad, la disciplina, la obediencia…la templanza del espíritu. Ha aprendido a disfrutar el estar con ella misma, a cultivar su centro; para cuidar y acrecentar su energía; encontrando, así, su lugar en la vida.

¿Siente estar cumpliendo con su propósito de existencia?

Si, a través del desarrollo de la consciencia y de la sanación de quienes la consultan; del sostenimiento de Tlaltonatzintli como espacio privilegiado para entrar en armonía con Uno Mismo, con la Naturaleza, con el Gran Misterio y el entretejido de una amorosa familia espiritual. Estos tres ámbitos constituyen su fuente de auto realización.

Equipo Tlaltonatzintli

Somos 8 las personas que, en lo cotidiano, trabajamos en el sostenimiento de nuestra Casa de Medicina Ancestral. En un 2° Círculo se encuentran 12 reconocidos terapeutas, artesanos y xamanes con los que entretejo, con cierta periodicidad, a lo largo del año. Es con el esfuerzo de todos que logramos sostener la nada sencilla tarea de atender grupos de diversas edades, todos los fines de semana y recibir internamientos en caso de crisis, entre semana. Con mucho orgullo, los presento.

Testimonios

Experiencia de Cuarentena en nuestra Casa de Medicina Ancestral

Experiencia de Cuarentena

En nuestra Casa de Medicina Ancestral.

Casa Abierta en Casa de Medicina Ancestral.

Casa Abierta en Casa de Medicina Ancestral.

Vivencia en Casa de Medicina Ancestral

Vivencia en Casa de Medicina Ancestral