Tlaltonatzintli es una Casa de Medicina Ancestral abocada al restablecimiento de la salud física, mental y emocional; la expansión de la consciencia y el desarrollo espiritual. Constituye un puente entre los herederos del conocimiento y sabiduría ancestrales y la sociedad colonizada, para restituir nuestra identidad cultural y reconectar con nuestras raíces. En ella se regresa a lo esencial; a lo natural y a la integración con los elementos que conforman la naturaleza -Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter- como un medio que nos remite al reencuentro de la unidad con todo lo creado. Visitarnos representa la oportunidad de salir de la rutina para integrarse con uno mismo, con la naturaleza y con el Gran Espíritu; traspasar límites como forma de ampliar nuestro poder personal; liberarse del estrés y obtener claridad y fuerza para instrumentar los cambios que cada uno requiere en su vida.

Nuestras instalaciones son simples y hermosas. Intencionalmente, buscamos no reproducir la zona de confort a la que están acostumbrados nuestros visitantes en la vida cotidiana: se pernocta en palapas con camas de otate, se hace uso de baños secos y se degusta con ojos vendados, en silencio y con las manos.

Quienes trabajamos por el florecimiento de éste espacio estamos empeñados en propiciar la vivencia de experiencias que generen una sensación de libertad y bienestar, con un impacto significativo en la vida de las personas que nos frecuentan. Más allá de las redes sociales, la principal forma de promoción es de boca a oído, por recomendación… porque ya se curaron, porque su vida se transformó. Es muy satisfactorio ver que la gran mayoría regresa, periódicamente, a “alinearse con la vida” haciéndose acompañar con sus familiares y amigos con quienes quieren compartir su experiencia.